La candidata a la Convención Constitucional y doctora en Derecho, Amaya Alvez, explicó que la medida busca apoyar a una serie de personas que realizan trabajos no remunerados que contribuyen a la sociedad.

Amaya Alvez, abogada, doctora en Derecho y profesora de la Universidad de Concepción fue la quinta invitada a Derecho a Reunión, el programa online de INFOCAP, conducido por el director de la sede Biobío, Simón Acuña, que se transmite todos los jueves a las 10:00 horas por el Facebook de la fundación.

En la oportunidad, la candidata a la Convención Constituyente por el Distrito 20, comenzó la conversación valorando el trabajo de INFOCAP. “Valoro mucho lo que hace, que es dar herramientas para la vida, para la vida laboral y en el fondo apoyar el desarrollo del país”, afirmó.

En el programa se abordó el estallido social como hito clave en el proceso constituyente. “Acá en nuestra sede tenemos un cartel grande con una frase del Padre Hurtado que dice: Si mis manos producen ¿por qué soy pobre? Y esa contradicción, que es muy diaria para trabajadores y trabajadoras, nosotros la fuimos naturalizando. Y octubre nos mostró esas contradicciones”, señaló Simón Acuña.

Para Amaya Alvez la actual constitución no protege suficientemente a las personas. “No está pensada para ayudarnos a llevar una vida con las herramientas laborales, de seguridad social, con una protección en materia de salud y educación. Creo que podemos hacerlo mucho mejor”.

En esa línea, la candidata a constituyente indicó que los derechos laborales están en deuda en la Constitución de 1980. “La protección del trabajo, no la libertad para buscar trabajo, porque sabemos que hay determinantes sociales que impiden a las personas trabajar. No es que la persona no quiera trabajar. A lo mejor la persona no puede o tiene obstáculos para hacerlo. Pensemos en la inserción laboral de las mujeres. Las labores de cuidado no están tratadas en la constitución o la corresponsabilidad”.

Por eso, para Alvez, es muy importante abordar el trabajo que hoy no se remunera, como el trabajo de cuidados. “Hay trabajos remunerados y no remunerados y todos ellos son relevantes, todos nos ayudan a construir la sociedad. Quizás tenemos que pensar en el paradigma nuevamente. Una propuesta es la posibilidad de un ingreso básico universal. La posibilidad de que cada persona en Chile, reciba un apoyo del Estado, por el hecho de ser persona. No es un apoyo muy alto, está valorizado porque se ha utilizado hasta ahora en 17 países en el mundo, pero es asegurar un piso de dignidad”.

Asimismo, la conversación también abordó otro desafío de la nueva Constitución: la empatía. En esa línea, la doctora en Derecho comentó. “A mí me tiene que importar el personal de salud que está exhausto. Me tiene que importar la cantidad de personas que hoy no puede seguir trabajando. Me tienen que importar los niños que no pueden seguir su educación porque no tienen conectividad. Tenemos que revitalizar y reivindicar el interés general dentro de la nueva Constitución”.

Puedes ver el programa completo acá: