El investigador de Fundación SOL, Recaredo Gálvez, conversó con el director de Infocap Biobío, Simón Acuña, sobre cómo se ha acrecentado la vulnerabilidad social durante la pandemia. 

Con la presencia del investigador de la Fundación SOL, Recaredo Gálvez, se realizó la séptima edición de #DerechoaReunión, el programa de conversación en línea de Infocap, donde se abordó la pobreza, el modelo de pensiones chileno y la vulnerabilidad social que se ha acrecentado durante la pandemia. 

El diálogo comenzó con el director de Infocap Biobío, Simón Acuña, introduciendo el tema. “En un estudio que hizo la Fundación Techo, que es parte de nuestra red, con la Universidad Católica, vemos cómo esta crisis ha impactado con mayor fuerza a las mujeres y sobre todo a las mujeres en campamentos. En Concepción vemos situaciones muy críticas que están viviendo las personas migrantes. Entonces estamos viendo mucha población afectada y en #DerechoaReunión hemos ido abordando estos temas”. 

Recaredo Gálvez, agregó a ese diagnóstico, la realidad laboral chilena en el contexto de covid-19. “Antes de esta crisis ya había más de un millón de trabajadoras y trabajadores sin contrato. Entonces muchos de ellos están en una seria desprotección en este contexto”. 

El investigador contó que desde el 18 de octubre en adelante, la Fundación SOL ha estado analizando las medidas sociales implementadas por el Gobierno. “Las propuestas han quedado al debe. No van al fondo de los problemas urgentes que tenemos. Consideremos por ejemplo que en Chile el 70% de las trabajadoras y trabajadores reciben una remuneración menor a $550 mil y que una gran mayoría también está endeudada. Por eso estamos viendo muchas protestas que incluso hablan de hambre. En La Pintana, en El Bosque, en San Ramón, la gente se está manifestando y justamente son algunas de las comunas más endeudadas. En cada una de esas comunas, una de cada dos personas mayores de 18 años tiene deuda morosa”. 

PENSIONES 

Uno de los temas donde la Fundación SOL ha ganado más protagonismo en la agenda pública es el sistema de pensiones chileno. A ello se refirió Recaredo Gálvez en extenso. “Existe una urgencia en cambiar este modelo ya que ha quedado demostrado que profundiza las desigualdades. En los últimos datos entregados por la Superintendencia de pensiones, vemos que en el caso de mujeres en el mes de abril, por pensiones de vejez se jubilaron 3500 mujeres y la mitad de ellas obtuvo una pensión menor a los $36750. Claramente estamos viendo que los montos de las pensiones son insuficientes para vivir”. 

Asimismo, el investigador agregó que junto a la Coordinadora No Más AFP han desarrollado una propuesta que sirva como alternativa al sistema previsional donde las personas sepan y tengan un monto garantizado de pensión. “Basado en componentes públicos, en componentes solidarios, que es la forma en que opera los sistemas previsionales en el 95% de los países. ¿Cuántos países hay similares al modelo chileno?: Sólo 10. Por eso es necesario cambiarlo. Es un tema muy importante para cada país y por eso la mayoría deposita esta responsabilidad en un sistema solidario y público”. 

En términos concretos la propuesta de Fundación Sol y la Coordinadora No Más AFP mantiene los ahorros previsionales actuales, pero cambia la administración. “Ya no sería basada en empresas privadas como son las AFP ni en cuentas individuales. Sino que sería una administración de cuentas nacionales, que es cómo funciona en Suecia por ejemplo. Esto significa que siempre habrá un registro individual, pero la administración es solidaria y pública, por lo que cada persona tendrá derecho a una pensión según los años cotizando y según el monto cotizado. Esto no dependerá de las fluctuaciones de mercados internacionales. Las personas mientras más años coticen, mejores pensiones tendrán y también se establece una pensión mínima que equivalen al sueldo mínimo establecido”, detalló Gálvez. 

Finalmente, el investigador se refirió a los niveles de pobreza. “Estamos ante una crisis sistémica que tiene que ver la forma con que se ha desarrollado el modelo social. Los indicadores oficiales de pobreza nos muestran que esta alcanza el 8%. Pero si empezamos a eliminar algunas de las cuestiones que se consideran para este cálculo, como por ejemplo las transferencias del Estado; y vemos cuántas personas son pobres porque sus ingresos no les alcanzan para estar fuera del umbral de la pobreza, a lo que llegamos es a una cifra alrededor del 29%”. 

  

Puedes revisar el capítulo en el siguiente video: